Deslumbrante y soñadora

0
11

Con brillos en su piel y una decena de objetivos cumplidos, se presentó en la última edición del Tango en el Andén la cantante y soñadora Mirta Uguet, que volvió a su pago natal luego de más de tres años de ausencia.

“Me emociona volver a encontrarme con la gente de mi ciudad. Acá está mi pulmón y por más que esté de gira o cantando en distintos festivales, añoro el pueblo”, sostuvo.

La artista está cumpliendo 12 años de carrera. Comenzó de manera vertiginosa un camino de grandes momentos que la llevaron a un crecimiento indiscutido. Desde su primer festival nacional en La Falda en 2007, pasando por Cosquín en cinco oportunidades, la Cumbre Mundial de Tango y representando al país en el exterior, donde consiguió ganarse los aplausos del público en Puerto Rico y Estados Unidos, la noche mercedina no fue menos para ella y con la emotiva sensación del regreso encaró su presentación.

En el escenario del galpón central del C. C. La Trocha, luego de las clases abiertas de baile que brindó gratuitamente el grupo “Estímulo Dance”, Uguet hizo su aparición a las 23hs para abrir el espectáculo junto al cuarteto que, desde los años de La Tempranera, la peña que abriera sus puertas hacia el verano de 2007, en los comienzos de su carrera, la acompaña. Dirigido por el bandoneonísta Eduardo Cirillo, allí también participan Manuel Maturo en piano, Liliana Bao en violín e Ignacio Ferreira en contrabajo.

Los primeros acordes que arribaron al escenario fueron los de “Malena” y en una sucesión de pasos de baile, aparecieron “Nostalgias” y “Pedacito de cielo”. La cantante ha participado al público sin descanso: Propuso bailes y coros para compartir entre todos hasta crear el clima necesario y cantar mano a mano con Cirillo “De mi barrio” y luego repetir el formato, esta vez sólo con el piano, para embellecer la poesía de “Como dos extraños”.

“Es importante para los vecinos de mercedes poder disfrutar de este espacio recuperado. Quiero felicitar, personalmente, a Lucía Capaccio, Directora de Cultura, por el gran trabajo que viene realizando junto a su equipo. Es un placer muy grande para mí reencontrarme con amigos queridos esta noche”, dijo Uguet, agradeciendo la oportunidad que le brindaron de cantar en Mercedes.

Con una estructura de show que variaba lo instrumental con el canto, el cuarteto demostró su prestigio con piezas de tangos clásicos que animaron a los bailarines espontáneos de la noche para, más tarde, darle un cierre especial con “Sur”, “Uno”, “Naranjo en flor” y “Tinta Roja”.

Mirta tiene un sueño y está a punto de cumplirlo: culminar la trabajosa y delicada grabación de su primer disco de estudio que contará con un trío de guitarras y las invitaciones especiales de Pablo Achaval y Guillermo Guido para coronar este material de Tango criollo. Un sueño que la acompaña desde su niñez, cuando con apenas cuatro años ya cantaba en el patio de su casa junto a los amigos que visitaban a sus padres en tardes repletas de folk y milongas. Ese sueño de barrio bautizará, sin dudas, el proyecto más anhelado por la artista mercedina radicada en la zona norte del Gran Buenos Aires.

Así fue el paso de Mirta Uguet por Mercedes. La misma que emigró en busca de sueños por cumplir. La artista que volvió a mirar a los ojos a su gente, en una noche brillante.